Nuestras recomendaciones

Empresas:

Empresas

Adaptarse a la actual fase de crecimiento económico moderado y de elevada incertidumbre en los mercados:

  • Mantener y reforzar la presencia internacional, buscando nuevas oportunidades de negocio y nuevos mercados para compensar el todavía bajo crecimiento previsto del comercio mundial en 2020.
  • Diseñar estrategias con visiones a corto, medio y largo plazo, que permitan afrontar los retos empresariales que se presenten en los respectivos sectores y mercados.
  • Tener contemplados planes de contingencia ante una posible materialización de los  riesgos actuales en el plano económico (Brexit, guerra comercial, transición energética desordenada, cambios en las cadenas de valor, etc.).

Consolidar y reforzar la capacidad de competir

  • Apostar por la I+D+i, digitalización e industria 4.0, abordando los retos que plantean en materia de tecnología, formación, inversión, impacto sectorial, perfiles profesionales, etc
  • Revisar el tamaño empresarial y adaptarlo a las exigencias de los clientes y los mercados para poder   así, competir en una economía global que requiere de nuevas capacidades tecnológicas, organizativas, financieras y comerciales.
  • Consolidar y reforzar la solvencia y rentabilidad financiera de la empresa, aprovechando las excepcionales condiciones de acceso y financiación que existen actualmente, antes de que estas finalicen.

Trabajadores/as, empresarios/as y sus organizaciones representativas

Trabajadores y empresarios
  • Impulsar de forma conjunta la empresa, como un proyecto compartido, apostando por su permanente viabilidad y competitividad, en un clima de transparencia y de mutua colaboración y confianza.
  • Reforzar el protagonismo de las personas en el proyecto empresarial, con políticas y culturas empresariales que favorezcan la atracción, fidelización y el desarrollo del talento, a través del desarrollo de un proyecto personal atractivo dentro de la empresa, incluyendo la formación y recualificación permanente.
  • Ser un agente social activo, aportando iniciativas y propuestas con rigor para facilitar el desarrollo económico y social del país, y no solo la salvaguarda de los legítimos intereses
  • Profundizar en el Diálogo Social para lograr un diagnóstico compartido y acuerdos y consensos  que permitan consolidar y prolongar la actual fase de crecimiento y creación de empleo, así como hacer frente de manera conjunta y consensuada a los desafíos/ transformaciones que nos han tocado vivir en los planos, demográfico/social, tecnológico/digital y ecológico/energético.
  • Hacer de la negociación colectiva un instrumento de apoyo a las necesidades competitivas del mundo de hoy.

Responsables políticos e institucionales

Responsables políticos  e institucionales
  • Favorecer una estabilidad institucional, que contribuya a generar confianza para la inversión y el consumo, de tal forma que se mantenga la recuperación económica y del empleo.
  • Llevar a cabo medidas y políticas adecuadas, consensuadas y orientadas a incentivar el  crecimiento económico y del empleo y la competitividad empresarial, evitando alarmas e incertidumbres. La política fiscal debería reemplazar a la política monetaria en el estímulo del crecimiento económico y de la inversión empresarial.
  • Mantener y reforzar la apuesta por la industria, la digitalización y la manufactura avanzada, así como, diseñar una política energética que garantice un coste eficiente, previsible y que no perjudique la competitividad de las empresas.
  • Avanzar en el reconocimiento social del empresario/a y de la empresa como generadores de riqueza, empleo y bienestar social, para con ello estimular nuevas vocaciones empresariales y la creación de nuevas empresas, con las que reponer las que se perdieron durante los años de crisis.
  • Abordar políticas de educación y de empleo eficaces, que alineen las necesidades actuales y futuras de las empresas con la formación, capacitación y empleabilidad de las personas en general y de los jóvenes y las mujeres en particular.
  • Abordar de forma integral y consensuada el reto demográfico al que las sociedades avanzadas y europeas nos enfrentamos, con políticas que fomenten la natalidad, faciliten el relevo generacional en el mercado de trabajo, etc.