Logo Egunon

Sábado, 7 de Enero de 2017
Núm 006/2017
Año XXX

Confebask confía en avanzar hacia un acuerdo el día 10 (Deia, Noticias de Gipuzkoa)

El director general de Confebask, Eduardo Arechaga, espera que el martes de la próxima semana «se vislumbre la posibilidad de llegar a un acuerdo que salvaguarde los convenios» en Euskadi en la mesa negociadora para alcanzar un acuerdo interprofesional. No obstante, Arechaga señaló que los nuevos convenios tienen que tener «una mirada puesta en el futuro, no una mirada puesta en el pasado». La reunión entre la patronal vasca y los sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT se producirá el próximo día 10 después de que el 30 de noviembre del año pasado se constituyera la mesa negociadora. En una entrevista en la Ser, el número dos de la patronal vasca indicó que el encuentro servirá «para empezar a negociar la posibilidad de llevar a un acuerdo que salvaguarde los convenios que se alcancen aquí». «Es una apuesta que nosotros seguimos manteniendo», dijo.

Confebask teme que las medidas de Trump afecten a las empresas vascas en México (Correo, Diario Vasco)

Cada vez que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, escribe en su cuenta de Twitter, el mundo se echa a temblar. Uno de sus últimos comentarios advirtiendo a varias empresas de automoción norteamericanas sobre las consecuencias en forma de gravosos impuestos que tendrá que sigan produciendo sus coches en México, ha provocado cierta preocupación entre las empresas vascas del sector con plantas en el país azteca. «Son un elemento a tener en cuenta», describía ayer en una entrevista radiofónica el director general de Confebask, Eduardo Aréchaga, quien recordó que la inversión de las empresas vascas en México en el ámbito de la automoción –con CIE Automotive o Gestamp a la cabeza– es «muy fuerte».

El pulso de Trump debilita la relación comercial bilateral de México y EEUU (El Economista)

La victoria del candidato republicano, Donald Trump, en las presidenciales estadounidenses ha comenzado a desestabilizar la relación comercial de EEUU y México por las amenazas del presidente electo de desbaratar acuerdos comerciales y de imponer aranceles, algo que tendrá efectos en ambas economías por su estrecha interconexión industrial, materializada en el origen estadounidense del 40% de la producción azteca vendida en EEUU. Además, el magnate ha declarado la guerra a las empresas automovilísticas por sus planes en el país vecino. Las compañías habían anunciado una inversión de 4.800 millones, que tras la presión del presidente electo se tambalea. México ha reorganizado su Gobierno para mejorar el entendimiento con la nueva Administración estadounidense.

La industria triplica las contrataciones y genera ya uno de cada cinco empleos (Deia, Noticias de Gipuzkoa)

La radiografía laboral de Euskadi ha evolucionado favorablemente en el año que acaba de terminar. Aunque sigue mostrando síntomas preocupantes, los principales números hechos públicos el pasado miércoles por el ministerio de Empleo indican que el mercado de trabajo vasco camina en la dirección correcta. La Seguridad Social ha recuperado 17.300 afiliados, una cifra inferior a la de 2015 pero en la que gana mucho terreno la industria. Con 3.400 nuevos cotizantes, el triple que en 2015, el sector fabril supera al resto de actividades de servicios concentrando una de cada cinco nuevas ocupaciones. La industria se consolida así como uno de los motores de la contratación en Euskadi junto al sector sanitario, que ya venía dejando buenos registros en los últimos años aunque en 2016 se destapa al rebasar también la barrera de las 3.000 nuevas afiliaciones -en 2015 fueron 2.600-.

La confianza económica en la eurozona, el nivel máximo en seis años (País, Deia, Noticias de Gipuzkoa, El Economista)

El sondeo mensual que realiza la Comisión Europea revela que la confianza económica en los 19 países que comparten la moneda común ascendió a 107,8 puntos en diciembre del año pasado frente a los 106,6 del noviembre anterior y el mayor nivel desde marzo de 2011. En España el dato retrocedió 2,2 puntos, hasta los 106,2, y se convierte en la única gran economía de la eurozona que registra descensos en diciembre. La mejora de la confianza es una reacción a la buena evolución del comercio minorista, que logró su mejor lectura desde el pasado mes de mayo; la industria, que avanzó al mejor nivel desde julio de 2011.

Alemania recrudece su presión a Draghi (El Mundo)

La importante subida en diciembre de la tasa de inflación en Alemania ha avivado el horno de las críticas a la política expansiva que mantiene el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, que arranca el año con el flanco germano pidiendo el desmantelamiento de su programa de compra de bonos el próximo mes de marzo. Según la Oficina Federal de Estadísticas alemana, el Índice de Precios al Consumo se situó el pasado diciembre en el 1,7%, lo que representa un avance del 0,8% respecto a noviembre. Se trata además de la tasa inflacionaria más alta registrada en este país desde verano de 2013. Los expertos esperaban que la inflación en diciembre trepara al 1,4% como consecuencia de la subida de los precios energéticos, en alimentación y de la carestía de las importaciones como consecuencia de la debilidad del euro frente al dólar.

Europa tras un ‘annus horribilis’: el desafío de vencer al populismo (Expansión)

El listón de “mejor que 2016” no está muy alto ni quiere decir que 2017 vaya a ser estupendo. Se trata más bien de que si se analizan todos los factores de riesgo que amenazan con hacer de 2017 un año negro para la Unión Europea, y que en Bruselas deseen muy fuerte estar ya en 2018, es muy posible que ninguno de los escenarios más catastróficos se cumpla. Por supuesto que hay un riesgo de que 2018 comience con líderes neofascistas en países fundadores. Sería ingenuo y peligroso ignorar que los extremismos han sacado petróleo de la crisis económica y de identidad del continente para ganar terreno en las urnas. Pero no está escrito en ningún lado que Le Pen vaya a presidir Francia, que Grillo vaya a sacar a Italia del euro o que Wilders vaya a convocar un referéndum sobre la salida de Holanda de la Unión Europea. De hecho, en estos momentos el escenario de hecatombe no es lo más probable.

La era Obama acaba con la mayor alza salarial en siete años y pleno empleo (País, El Economista)

Los ocho años de Barack Obama en la Casa Blanca acaban con cerca de 12 millones de empleos más y una tasa de paro en el 4,7%, lo que viene a considerarse casi pleno empleo. Además, el salario medio en diciembre se ha situado en 26 dólares por hora, un 2,9% más que hace un año, el mayor incremento desde abril de 2009. La recuperación laboral tras la Gran Recesión se ha labrado pese a un crecimiento vulnerable y con la precarización mediante.

La renta básica universal, cada vez menos una utopía, empieza a testarse en Europa (El Economista)

El debate sobre la renta básica universal está más vivo que nunca. Sus defensores la contemplan como un nuevo derecho para todos los ciudadanos, independientemente de cual sea su situación o ingresos, una prestación pública incondicional y libre de impuestos. Cobrar por existir ha dejado de ser una utopía. La generalización de la idea de que la revolución digital hará desaparecer una gran cantidad de puestos de trabajo, sustituyendo la mano de obra humana por máquinas o robots, explica la propagación de los defensores del ingreso básico. Hay una importante corriente de opinión que sostiene que los cambios estructurales que la tecnología provocará en la economía dejarán sin oportunidades laborales a una parte de la población. Esta nueva situación sólo podría ser subsanada con un nuevo contrato social en el que, mediante nuevas medidas de redistribución de la riqueza, se alcance una nueva cota de Estado de Bienestar.

«Tenemos que evitar que la demagogia nos lleve a una guerra comercial mundial» (Diario Vasco, Correo)

La guipuzcoana Arantza González Laya escruta la realidad económica desde una atalaya privilegida, el Centro Internacional de Comercio de la ONU. Advierte de que la retórica demagógica puede desencadenar una guerra comercial mundial. No obstante, esgrime un optimismo antropológico: «El mundo está mucho mejor que en cualquier momento histórico del pasado», aunque añade acto seguido que «a muchas personas no les va bien».