Logo Egunon

Domingo, 3 de Septiembre de 2017
Núm 242/2017
Año XXX

Las compras del BCE disparan la deuda pública en manos del Banco de España (Diario Vasco, Correo)

En marzo de 2015 el Banco Central Europeo (BCE) puso en marcha su programa de compra de deuda soberana a través de los diferentes bancos centrales. Desde el principio España ha sido uno de los países más beneficiados por esta política de estímulos. De hecho, es la causa principal por la que desde hace un par de años disfruta de una facilidad de financiación que ha permitido al Tesoro registrar tipos de interés negativos en las subastas de emisiones a corto plazo. Pero el activo papel del BCE provoca una revolución en la composición de los tenedores de deuda, donde el eurobanco ha ganado presencia a través del Banco de España por estas operaciones. La deuda del Estado en manos del Banco de España  se ha multiplicado por cinco desde 2014. De hecho, ha pasado de tener el 4,46% del total del pasivo a alcanzar los 170.243 millones y suponer el 19,9% en junio.

Las ayudas a los desempleados, un rompecabezas pendiente de resolver (Correo, Diario Vasco)

Son muchos, todavía casi 4 millones de personas, las que quieren trabajar y no pueden. Y no es fácil salir de esta situación, como se pone en evidencia en el hecho de que más de la mitad de los desempleados (concretamente 2,1 millones) se han convertido en parados de larga duración. Y aún hay más: 1,6 millones lleva en esta difícil situación más de dos años. Éste es el talón de Aquiles del mercado laboral español, un problema que se ha enquistado con el paso del tiempo y de forma mucho más acuciante para los mayores de 45 años, los que más dificultades encuentran para acceder a un puesto de trabajo. Aquí es donde entran en juego una serie de subsidios específicos para los desempleados de larga duración y que se han convertido en un galimatías difícil de entender. El Gobierno pretende unificar esos subsidios mientras el plan Prepara sigue en el aire a la espera del ‘sí’ vasco

Salvados del paro crónico (País)

Son el colectivo que más ha sufrido la crisis. Y el que menos expectativas tiene de poder superar su situación. A finales de junio 542.000 parados superaban los 55 años, el 14% del total. De ellos, las tres cuartas partes son de larga duración y, lo que es peor, sus expectativas de volver al tajo son casi inexistentes porque se les discrimina. Pero organismos públicos, instituciones sin ánimo de lucro y empresas están lanzando cada vez más iniciativas para facilitar la integración laboral de los mayores. Desde ayudas económicas, itinerarios de inserción, apoyo psicológico y técnico, formación o intermediación laboral hasta, simplemente, promover una fórmula para eliminar las trabas a su contratación: los prejuicios.

El empleo extranjero en Gipuzkoa supera ya en un 11,5% al de antes de la crisis (Diario Vasco)

Gipuzkoa va camino de recuperar las magnitudes de paro y empleo registradas antes de la crisis. Todavía queda mucho trabajo por hacer, eso por descontado, y el proceso se demorará varios cursos siempre que la situación económica siga siendo positiva, pero algunas magnitudes ya registran mejores cifras que las previas a la recesión económica. Hablamos de empleo extranjero y del número de trabajadores de fuera de nuestras fronteras que cotiza a la Seguridad Social en el territorio. Tal y como apunta la estadística del Ministerio de Empleo, a cierre de julio eran 20.246 los ciudadanos extranejeros que trabajaban en Gipuzkoa. Esa cifra supone que por primera vez desde que se publican estadísticas de afiliación, hay más de 20.000 foráneos trabajando de forma regularizada en el territorio.

¿Puede ‘pinchar’ la burbuja turística? (El Mundo)

Si se extrapolase la cifra de turistas recibidos en el primer semestre al resto del año, las llegadas en 2017 no alcanzarían el dato récord de los 75 millones de 2016. Sin embargo, atendiendo a que ya en julio suman casi 47 millones y falta por contabilizar el mes de mayor afluencia –agosto–, 2017 será el mejor año para el turismo que se recuerde, al menos en llegadas.Pero, ¿es una situación meramente coyuntural? ¿Corre riesgo el turismo de convertirse en otra burbuja para España? Aunque no es comparable con el desmesurado desarrollo que se dio en la construcción los años previos a la crisis de 2007, varias cuestiones podrían poner en peligro una recuperación económica que se ha asentado en buena medida en la industria turística.

La Diputación Foral de Bizkaia ofrece 7.000 euros para contratar a menores de 30 años (Correo)

La Diputación Foral de Bizkaia dotará con hasta 7.000 euros la contratación indefinida o por un periodo mínimo de un año de jóvenes de hasta 30 años que se encuentren en el paro. Las solicitudes para recibir la ayuda se podrán presentar hasta el próximo 15 de septiembre. Los contratos deberán tener una jornada laboral de al menos el 50% y suponer un aumento neto de la plantilla.

El abuso de proveedores baratos y de baja calidad ha acabado por ahogar a La Naval (Correo)

Una política comercial que obligaba a trabajar sin márgenes para captar pedidos en un mercado dominado por una competencia feroz llevó a La Naval a buscar proveedores baratos y de poca calidad, lo que al final ha terminado ocasionando notables pérdidas. La memoria de la sociedad, que se encuentra en una situación que puede calificarse de ‘quiebra técnica’, revela que las cuentas se han visto lastradas por la necesidad de repetir algunos diseños, así como achatarrar y volver a construir partes enteras de varios buques, lo que además ha supuesto sanciones por entregar los pedidos fuera de plazo. Algunos accionistas hablan de mala gestión y ya solo queda la esperanza de un socio industrial para salvar el astillero.

La telefonía que conecta el norte (País)

La vasca Euskaltel se convierte en la operadora con gran presencia en cinco comunidades, una posición con la que prevé alcanzar casi el millón de clientes y una facturación anual de 711 millones de euros.

¿Mejor honra que barcos? (Por Ignacio Marco-Gardoqui) (Correo, Diario Vasco)

«El cambio organizativo adoptado por la empresa Mercedes supone un grave problema para la Diputación de Álava y, de rebote, dado el sistema de aportaciones, también lo es para el Gobierno vasco. […] Dentro de la nueva era de colaboración política iniciada entre el PNV y el Gobierno vasco, con el PP y el central se está buscando una solución que, bajo el paraguas que se encuentre, sólo puede pasar por inyectar dinero del Estado hacia Álava. […] El problema reside en que hemos hecho de la corresponsabilidad fiscal una de las armas más poderosas de defensa del sistema de Concierto. Y hemos proclamado, hasta la saciedad, que si no ingresamos no gastamos, porque nadie acude en nuestra ayuda, como sucede con el resto de las comunidades autónomas que se financian por el Régimen General. ¿Seguirá siendo cierto esto tras el seguro acuerdo que se alcanzará en este caso?»