CabeceraEgunon

Domingo, 17 de Junio de 2018
Núm 166/2018
Año XXXI

El pacto salarial sí introducirá una cláusula vinculada a la inflación (Correo, Diario Vasco)

El pacto salarial para 2018 está a la vuelta de la esquina. Sindicatos, empresarios e incluso el propio Gobierno se han mostrado optimistas sobre la posibilidad de lograr un acuerdo que el año pasado se resistió. Todo indica que puede cerrarse «antes de fin de mes». Así lo manifestó el viernes el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, que apuntó que está listo a «falta de muy poquitos temas». Por si acaso, UGT ya ha puesto a trabajar su maquinaria y ha iniciado los mecanismos para someter el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) a sus delegados. El texto del nuevo pacto salarial recogerá finalmente lo que fue el gran escollo para no firmarse en 2017: la cláusula de revisión salarial, que se activaría en caso de que la inflación supere el incremento pactado, para que los empleados no pierdan poder adquisitivo.

Una vuelta de tuerca a la reforma laboral (Correo, Diario Vasco)

Más de seis años después de su entrada en vigor, la reforma laboral, aprobada por el Gobierno del PP en febrero de 2012, vuelve a estar de plena actualidad. En realidad, siempre ha estado en el ojo del huracán, por los muchos detractores que surgieron. Uno de sus grandes enemigos es –¿era?– el PSOE. Sin embargo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha dejado aparcada su promesa electoral de derogarla cuando llegara al poder. Por «pragmatismo» político (es decir, por su debilidad parlamentaria), su discurso ahora se ha suavizado y su objetivo es ponerse a trabajar «de inmediato» para realizar «retoques» de esta norma, siempre y cuando se hagan desde el consenso, tanto político como social. Eso sí, con el horizonte de elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores a partir de 2020, cuando aspiran a tener una mayoría en el Congreso de los Diputados.

La subida de la inflación amenaza el bolsillo de pensionistas y trabajadores (Diario Vasco)

Todos los ciudadanos habrán notado al llenar el depósito de sus vehículos el alza de la gasolina o del diésel. Y es que los carburantes se encuentran en su nivel más alto desde finales de 2014 y sólo en mayo se encuentran un 11% más caros que hace un año, según datos del INE. También habrán visto cómo la factura de la luz se ha elevado también un 4,8% en el último ejercicio. Estas son dos de las consecuencias más inmediatas del encarecimiento de la cesta de la compra provocada por la subida del petróleo. Así, la inflación en el quinto mes del año se disparó hasta el 2,1%, lo que supuso casi duplicar la tasa del 1,1% de abril. Un escenario que se mantendrá al menos durante el verano y que supone un elemento de riesgo para el crecimiento económico ante una posible moderación de la demanda interna. Además, un IPC alrededor del 2% implica que los pensionistas pueden perder poder adquisitivo pese a la revalorización contemplada en los Presupuestos. Los trabajadores son otro de los colectivos perjudicados por esta mayor presión de los precios.

China responde a los aranceles de Estados Unidos y agudiza la crisis (Deia, El Mundo)

Arancel por arancel. Esa fue la respuesta de ayer de Pekín al anuncio hecho por Estados Unidos de imponer aranaceles sobre productos chinos por valor de 50.000 millones de dólares. En total, 659 productos estadounidenses verán cómo se les aplica un gravamen del 25% similar al establecido por Washington para sus bienes, una peligrosa escalada en su conflicto comercial que amenaza con desembocar en una guerra de incierto final. En su particular toma y daca, ambas naciones fijaron el 6 de julio como la fecha prevista para que comiencen a aplicarse esas nuevas tasas.

La brecha salarial entre sexos aumenta en Gipuzkoa con la mejoría económica (Diario Vasco)

La diferencia económica de ingresos entre hombres y mujeres ha aumentado en 100 euros entre los años 2013 y 2016, coincidiendo con un proceso de recuperación económica estable. Las estadísticas disponibles hasta el cierre de 2016 revelan que la brecha salarial entre hombres y mujeres en Gipuzkoa ha aumentado ya que un varón percibe un euro a la hora más por su trabajo que una empleada femenina.

El difícil acceso a la financiación detiene el crecimiento de las empresas de biociencias (Noticias de Gipuzkoa)

Las empresas guipuzcoanas que se dedican a las biociencias pueden obtener con relativa facilidad financiación para constituirse e iniciar su actividad, pero este acceso al capital se complica mucho en las siguientes fases, cuando una vez implantadas apuestan por crecer, certificarse y comercializar sus productos. Las dificultades financieras en este punto del proceso de consolidación de las firmas de biociencias en Gipuzkoa es una de las constataciones que se reflejan en el estudio que ha realizado el Instituto Vasco de Competitividad Orkestra, que insta a instituciones públicas y entidades crediticias a instaurar instrumentos que allanen el camino empresarial para obtener ayudas económicas.

«Es vital la confianza de los mercados y también la de los ciudadanos» (País)

La nueva ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, sostiene en esta entrevista que persigue un modelo de crecimiento «que no se base en bajar salarios y destruir empleos». Añade también que «es vital la confianza de los mercados y también la de los ciudadanos». Calviño esconde alguna de sus cartas —sobre la mejora que pide Bruselas de la reforma laboral, sobre cómo financiar las subidas de pensiones—, pero expone a las claras las ideas sobre las que pivota su política económica, clave en el devenir del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Una: crecimiento sólido, pero también sostenible y justo. Dos: estabilidad presupuestaria, herencia del pedigrí europeo de Calviño. Y tres: un modelo de crecimiento «que no puede estar basado en bajar salarios y destruir empleo de forma masiva cada vez que llega una crisis».

«La economía vasca no puede vivir sin Mercedes, somos responsables y no podemos fallar» (Correo)

En el crecimiento de las exportaciones vascas en lo que va de año es especialmente relevante el peso que tiene la planta de Mercedes Benz en Vitoria. Representa, de hecho, el 15%, y su influencia en el Producto Interior Bruto es del 5%. Dos datos que reflejan bien a las claras la importancia de la factoría automovilística, que atraviesa por un momento histórico con una producción en registros máximos y una plantilla por encima de 5.500 trabajadores. Su director, Emilio Titos, subraya en esta entrevista que «la economía vasca no puede vivir sin Mercedes», pero asume la responsabilidad que tiene «y, en este momento, no podemos fallar ni defraudar a nadie».

Pedro Sánchez y el diálogo con los empresarios (País)

Más de año y medio tardó Mariano Rajoy en reunirse con los agentes sociales de forma conjunta en La Moncloa después de alcanzar la presidencia. Fue en mayo de 2013, en plena crisis, cuando la cifra de parados había superado los seis millones de personas y la situación no aguantaba más.  Ahora, Pedro Sánchez se ha mostrado muy dinámico y no ha tardado ni una semana en convocar a los agentes sociales, con los que ya se había visto por separado en sus dos etapas como secretario general del PSOE. Ha sido su primera reunión oficial y se ha producido en un momento en que los agentes sociales estaban a punto de desbloquear la negociación colectiva después de mucho tiempo de conversaciones. El siguiente paso que se espera ahora en el entorno empresarial es que el nuevo presidente convoque a los empresarios más significativos.

La renta mínima sale al paso de la fractura social (País)

El hombre tendrá que buscar cobijo bajo nuevos sistemas de protección social. Porque los que existen cada vez son menos efectivos frente a la inequidad o la desaparición de miles de puestos de trabajo que arrastra la robotización, la economía de los algoritmos y la inteligencia artificial. En muchas naciones desarrolladas, la globalización esquilma a las clases medias y bajas mientras el aluvión tecnológico encoge los salarios. Poco extraña que el trabajador se sienta como ese último bolo que, tembloroso, aún resiste en pie en el carrusel de la bolera. «En varios países de la OCDE, incluido España, solo una de cada cuatro personas que buscan trabajo reciben algún subsidio», avanza, citando un estudio que publicará en julio, Herwig Immervoll, responsable de Políticas Sociales para el Empleo de la organización que reúne a las naciones más desarrolladas de la Tierra. Urge actuar porque el coste de la desesperanza resulta inasumible.

Mi puesto lo ocupa ahora una máquina (País)

Las nuevas tecnologías crean empleo. Hay 350.000 puestos vacantes en este ámbito en Europa, según la Comisión Europea. Pero también fulminan o modifican sustancialmente los existentes. Entre el 25% y el 30% de los puestos de trabajo actuales desaparecerán en una década según datos de empresas especializadas, como Bain & Company, y de la Unión Europea. Detrás de cada uno de ellos hay una vida.

Sobrevivir a la Edad del Plástico (País)

Es económico, flexible, moldeable, y reciclable, pero el material que ha revolucionado el siglo XX y la vida moderna está literalmente ahogando a numerosas especies y causando una crisis sin precedentes. Dependemos de él, pero hay que desterrar los productos plásticos de usar y tirar. El reto es monumental, como lo es la urgencia de abordarlo. Los expertos vaticinan que al ritmo actual en 2050 habrá más residuos de este material que peces en los océanos. Países como Holanda buscan soluciones, pero los consumidores son parte indispensable de la solución.

Rivera pide una ley electoral que saca del Congreso a los nacionalistas (El Mundo, País, Correo, Diario Vasco, Deia, Noticias de Gipuzkoa)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, propuso ayer una nueva ley electoral donde los partidos deban obtener «como mínimo el 3% nacional [de los votos] para estar en el Congreso». En las últimas elecciones generales, en 2016, ningún partido nacionalista logró alcanzar esa cifra. ERC fue el que se quedó más cerca, con un 2,63% de los votos a escala nacional. El modo más directo de rebasar esa cifra para ERC sería unirse al PDeCAT, que obtuvo un 2,01% de los votos en junio de 2016. Los dos partidos nacionalistas vascos no lograrían el 3% ni siquiera presentándose juntos: el PNV tuvo un 1,2% de los votos en 2016, y Bildu el 0,77%.