CabeceraEgunon

Domingo, 21 de Octubre de 2018
Núm 292/2018
Año XXXI

Sánchez prevé cuatro subidas fiscales más para salvar sus Presupuestos (El Mundo)

El Gobierno se reserva cuatro subidas fiscales más para cuadrar sus cuentas: impuesto a la banca; destope de cotizaciones; impuesto a las primas de seguro y eliminación de deducciones del Impuesto de Sociedades. Las tres primeras sumarían 5.000 millones más de recaudación.Se estima que el impuesto a la banca, que se estudia bajo el máximo secreto, aportará unos 2.500 millones de euros al erario. El destope de las cotizaciones máximas podría añadir otros 2.000 millones a la Seguridad Social y la subida del impuesto a las primas de seguros, que pasaría del 6% al 9%, entre 300 y 600 millones. El Ejecutivo también tiene en estudio eliminar parcial o totalmente las deducciones empresariales del Impuesto de Sociedades (IS). En total, estas exenciones tributarias suponen unos 3.500 millones cada año. Sin embargo, su eliminación dependerá de los apoyos parlamentarios que requiera Sánchez.

El Gobierno se compromete ante Bruselas al mayor ajuste desde 2013 (Correo)

El Gobierno realizará en 2019 la mayor reducción estructural de déficit desde 2013. Es, al menos, a lo que se ha comprometido en una carta que se envió el viernes a Bruselas para tratar de aclarar las dudas surgidas en la Comisión Europea sobre el borrador de los Presupuestos para el próximo curso. En concreto, las autoridades comunitarias apuntaron el riesgo de que España se desvíe del ajuste estructural y pidió más información sobre las medidas incluidas en el borrador. En el documento se destaca de inicio que las Cuentas se han elaborado sobre unas proyecciones macroeconómicas y presupuestarias «prudentes», y que han recibido el visto bueno de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal española (AIReF).

¿Muchos impuestos? demasiados agujeros (País)

España recauda poco en función de la riqueza nacional. Si quisiera homologarse al resto de países de la UE, debería obtener unos seis puntos más de PIB por ingresos fiscales, el equivalente a unos 70.000 millones. El motivo de la baja capacidad recaudatoria de España reside en el IVA y en el IRPF. Entre ambas figuras tributarias suman más del 75% de la recaudación total. Sin embargo, la percepción es que los tipos impositivos de estos impuestos no están muy alejados de la media europea. Entonces, ¿qué ocurre? Hay tres explicaciones: por un lado, el sistema tributario español está lleno de agujeros, con exenciones, deducciones y otros beneficios fiscales por donde se escapa la recaudación. En segundo lugar, hay grandes bolsas de fraudes que conviven con regímenes tributarios, como el de módulos, que propician la elusión. Junto a los agujeros del sistema y al fraude fiscal hay un tercer factor: las bases imponibles —los recursos totales sobre los que se aplican los tributos— son menores en España.

La mayor subida del salario mínimo de la España del siglo XXI y de Europa (Correo, Diario Vasco)

Nunca antes en la España del siglo XXI, ni siquiera en la Europa desarrollada, se había visto un incremento tal del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que se impulsará en apenas un año un 22,3% si finalmente se aprueban los Presupuestos (aunque cabría incluso la posibilidad de que se fijara antes de que acabe el año por la vía del Real Decreto, aunque fuentes de Moncloa lo ven difícil). Así, de golpe y porrazo, aquellos trabajadores que cobren el sueldo más bajo permitido pasarán a ingresar 164,1 euros más al mes, hasta llegar a los 900 euros repartidos en 14 pagas. Es más, el alza que ha experimentado en los últimos diez años es prácticamente idéntico al que se registrará ahora en 2019, puesto que de 2008 a 2018 ha crecido un 22,65%, apenas tres décimas más, aunque esto significa que se eleva ahora 28 euros más que el aumento registrado en toda la última década

Las dos caras del alza de los sueldos más bajos (País)

Cuesta encontrar a alguien que no defienda que deben subir los salarios en España y, «sobre todo, los más bajos», decía el presidente de CEOE, Juan Rosell, hace unas semanas. El consenso mengua hasta disolverse cuando hay que decidir el cómo. Esto se ha podido observar desde que el Gobierno y Podemos anunciaron que en su acuerdo presupuestario para 2019 se incluía un aumento del salario mínimo interprofesional a 900 euros mensuales, un 22,3% más que este año. No piensan igual los sindicatos que la patronal; no lo ven de la misma forma Gobierno y oposición; ni siquiera entre los economistas hay un gran consenso.

Subir el SMI pone en riesgo hasta 190.000 empleos (El Mundo)

El salario mínimo interprofesional (SMI), la medida estrella con la que el Gobierno quiere forzar por ley un alza del 22% de los sueldos básicos en pleno año electoral, encierra un riesgo claro para las capas más vulnerables del mercado laboral, precisamente aquéllas a las que pretende ayudar. «Puede discutirse la cuantía pero no sus efectos», asegura Rafael Doménech, economista jefe de BBVA Research. Las estimaciones de este servicio de estudios indican que, en su peor faceta, la subida acelerada del SMI a los 900 euros que ha anunciado el Gobierno amenazará hasta 190.000 empleos, un 1% de la cifra de ocupados actual en España, en forma de reducción de jornada laboral o incluso de supresión del contrato.

La inversión extranjera en Euskadi baja un 68% en el primer semestre (Correo)

En el primer semestre de este año Euskadi recibió 634,4 millones de euros en inversiones extranjeras directas, lo que supone un descenso del 68% en relación a los 1.981,8 millones de euros captados en el mismo periodo del año anterior. Este notable descenso, según los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, se debe a que el año pasado tuvo lugar una operación extraordinaria, la materialización de la fusión entre Gamesa y Siemens Wind Power, por la que la multinacional alemana pasó a controlar el 59% de las acciones de la compañía resultante y el grupo eléctrico Iberdrola quedó con un 8%, mientras que el resto del capital está en manos de inversores de bolsa. Eso significó que en el primer semestre de 2017, el sector energético alemán aportó 1.905 millones de inversión en Euskadi.

El cliente pagará el impuesto de las hipotecas mientras decide el Supremo (País)

Tras la perplejidad, ha llegado el caos. El jueves pasado el Supremo decidió que el impuesto de la hipoteca lo pagara el banco y no el cliente. Al día siguiente, la Sala de lo Contencioso-administrativo congeló esa sentencia a la espera de una decisión posterior del pleno. En principio, la banca dijo que asumía el pago del impuesto, pero tras la intervención de la Sala, la mayor parte del sector ha vuelto a hacer pagar a los clientes, hasta que lleguen novedades. Desde el jueves, la banca se movilizó ante el Ministerio de Economía y el Banco de España para transmitir «la enorme gravedad que suponía la sentencia», ya que la devolución del impuesto con 15 años de retroactividad podía acabar con la mitad del sector, según un alto ejecutivo bancario.

Empresas globales pero vascas (Deia)

A la espera de saber si tiene éxito el asalto de Zegona a Euskaltel, los dos últimos antecedentes similares ponen de manifiesto que es posible que las empresas vascas pasen a manos extranjeras sin perder el arraigo con Euskadi. Rolls-Royce se hizo con el 100% de ITP, el fabricante vasco de motores de aviones, en julío de 2016, tras pagar 720 millones de euros a los anteriores socios vascos. La sede, sín embargo, sigue estando en Zamudio y la compañía continúa pagando impuestos a la Hacienda de Bizkaia. El caso de Gamesa también sigue esa senda. Síemens y el fabricante vasco de aerogeneradores llegaron a un acuerdo de fusión en 2016 y la alianza se materializó en abril de 2017. La nueva Síemens Gamesa, líder mundial en su actividad, tiene también su sede en Zamudio y la directiva alemana se ha empeñado desde entonces en hacer constantes guiños a sus raíces vascas.

Las prejubilaciones de oro ahora son de plata (Correo, Diario Vasco)

Dicen que el tiempo no se paga con dinero, pero aquí cuesta un pico y es abonado con los millonarios beneficios de las grandes compañías, sobre todo del sector financiero, que buscan savia nueva, más joven y, sobre todo, más barata. En España, el 43,4% de las 309.000 personas que se jubilaron en 2017 lo hicieron de forma anticipada: 134.000. De ellas, según se deduce de las estadísticas de la Seguridad Social, en torno a 48.000 lo hicieron tras alcanzar acuerdos colectivos amistosos o pactos individuales más o menos ventajosos. Sí, se deduce, porque aunque todo el mundo hable de prejubilados, este concepto no existe legalmente, como aclaran fuentes de la Seguridad Social para justificar la ausencia de estadísticas concretas. Sí existe, por contra, el término «jubilación anticipada», ya sea voluntaria (es menos ventajosa) o no voluntaria (salvo excepciones, son las retiradas de cierta enjundia).

Euskadi, hacia un modelo eficiente de las energías renovables (Deia)

Con el horizonte puesto en 2030, las instituciones de la Unión Europea han acordado que para descarbonizar Europa el objetivo debe ser un 32% de renovables en el consumo de energía total. Esto afecta al petróleo, al gas natural, y a la electricidad; una de las claves en Euskadi es seguir siendo competitivos y contar con un marco energético en consonancia al tejido empresarial vasco.

«La situación de Euskadi es envidiable porque permite pensar en invertir» (Deia)

El director de Planificación Estratégica y Estudio de CaixaBank, Enric Fernández, ha visitado esta semana Euskadi para trasladar a las empresas vascas su visión de la economía a cono plazo. La desaceleración no es Preocupante, pero las economías más saneadas desde el punto de vista de la deuda y el déficit serán las que más margen tendrán para seguir creciendo. Euskadi está en ese grupo.

«Nunca sabes si vas tarde o pronto, pero la movilidad eléctrica es el futuro y hay que dar pasos, como hicieron nuestros aitonas hace 60 años» (Noticias de Gipuzkoa)

Gipuzkoa vincula el futuro de su industria al sector de la electro movilidad y el centro Mubil de Zubieta nace  para ser referente en almacenamiento de energía en 2025.