Hablando de dimensión empresarial

“El pequeño tamaño parece que no te permite competir, pero se gana en agilidad en la búsqueda de nichos. Para suplir la falta de tamaño, la cooperación entre empresas es una buena solución”.

Íñigo Ucín, Presidente de MCC

“Aún tenemos un gap en la colaboración entre empresas”

Adolfo Rebollo, CEO de Ingeteam

“La cooperación interempresarial aporta masa crítica, que es lo que se requiere para ser excelentes en el desarrollo tecnológico”

Agustín J. Sáenz, Director de Industria y Transporte de Tecnalia

Expansión, 27-03-2019

Hay una serie de regulaciones o de falta de incentivos que explican la elevada presencia de pymes, pero el factor subyacente es que hay una falta de cultura empresarial que valore el crecimiento de las compañías. La empresa familiar, muy potente, no puede ser el único modelo la dimensión dificulta la digitalización de muchas de estas empresas que no tienen el músculo suficiente para afrontar este reto.

Está demostrado que hay una clara correlación entre el volumen de las empresas, la productividad y la capacidad de salir al mercado internacional. Y hay que llegar a un volumen mínimo para que se puedan asumir los retos. Eso no quiere decir que todas las empresas tengan que crecer pero tenemos que tener un tejido empresarial lo bastante diverso donde todas tengan cabida”.

Lluís Juncà, Director de Promoción Económica, Competencia y Regulación de la Generalitat de Cataluña

“La crisis nos ha enseñado que a muchas empresas pequeñas se las ha llevado el viento y las medianas son las que han resistido. Tenemos que hacer empresas de más tamaño”.

Xavier Pérez Farguell, Presidente de Association for Corporate Growth.

La Vanguardia, 14-02-2019

Ajedrez

“En los foros empresariales y en el mundo académico se habla desde hace tiempo de la necesidad de ganar en tamaño en las empresas españolas para poder mejorar la competitividad de nuestra economía. Es ya por fin una idea comúnmente aceptada de que sin tamaño suficiente en las empresas no se puede innovar, exportar, mejorar la productividad, atraer y retener el talento o financiarse adecuadamente.

Pasa, sin embargo, más inadvertido lo que, en mi opinión, es un tema nuclear: la relación entre el tamaño empresarial y la calidad directiva en nuestras empresas, incluyendo dentro de ella, la responsabilidad social empresarial.

Pero claro, mientras que disponer de activos tangibles es únicamente cuestión de recursos financieros, y que habitualmente se pueden acompasar al tamaño de la empresa, los intangibles requieren de talento directivo y tiempo, lo que supone unos costes mínimos relativamente elevados y, por ello, por regla general, están más alejados de la pyme. Esto origina un círculo vicioso entre la dimensión empresarial y la calidad directiva de la empresa, que incluye el poder disponer de un "dirse" (director de responsabilidad social empresarial) de manera generalizada.

Sin embargo, no es imposible para la pequeña y mediana empresa acceder a buenos directivos cuando es necesario, también dirses, y es mediante la contratación de un directivo interino o compartido (también conocido por su denominación anglosajona de interim manager). Gracias a los interim managers, la mayoría de las empresas pueden disponer de buenas capacidades profesionales con un coste asumible.

Este camino es idóneo especialmente para el segmento de la mediana empresa, para la que el comportamiento de las grandes es un referente y modelo a seguir. Por otra parte, la existencia de profesionales dirses en la pyme facilitaría grandemente el trabajo de los ya existentes en la gran empresa, al existir un referente con el mismo lenguaje en sus proveedores.

En definitiva, la fusión de las figuras de dirse e Interim Manager puede ampliar enormemente el número de empresas con profesionales al frente de su responsabilidad social, con la mejora que de ello se derivará para su modernidad, resultados y futuro desarrollo.”

Santiago Coello Martín, Socio de Estrategia de Competitividad de Albor Crecimiento Empresarial

EFE Empresas, 19-03-2019

“La dimensión media de las empresas aún es pequeño, lo cual lastra un poco la capacidad de exportación y la mejora de la productividad. Los economistas sabemos muy bien que el tamaño de una empresa es muy importante porque si es grande mejora todos los indicadores de la compañía con más trabajadores fijos y mejores salarios porque si tienen un proyecto a largo plazo, es necesario que tengan  salarios por encima de la media del sector para retener a los mejores empleados.”

Antón Costas Comesaña, Catedrático de Política Económica de la Universidad de Barcelona.

Diario Atlántico, 9-03-2019