Personas y Futuro: Transformando la Empresa de Bizkaia

Presentación por los presidentes de las organizaciones empresariales de Bizkaia

Presentación por los Presidentes de CEBEK, ASCOBI-BIEBA, FVEM, AVEQ-KIMIKA y CECOBI.

El pasado 14 de noviembre tuvo lugar la presentación por parte de las organizaciones empresariales CEBEK, FVEM, CECOBI, ASCOBI-BIEBA y AVEQ-KIMIKA de su propio desarrollo del nuevo modelo de relaciones laborales en el que se viene trabajando en los últimos años dentro del seno de Confebask, Se trata del  proyecto “Personas y Futuro: transformando la empresa de Bizkaia”, que cuenta además con el apoyo decidido de la Diputación Foral de Bizkaia.

Todos sus protagonistas quisieron estar y ser participes en la presentación del proyecto el pasado día 14 en Bizkaia Aretoa

Los Presidentes de las organizaciones empresariales de Bizkaia

Cebek

El Presidente de Cebek, Iñaki Garcinuño, comenzó por señalar que en el entorno económico de Euskadi no tienen cabida quienes basan sus estrategias de competitividad en sueldos bajos ni empresas que no potencien y gestionen adecuadamente el talento.  Las generaciones que están (y estarán) disponibles en el mercado laboral son muy escasas y con valores muy distintos, lo que condiciona enormemente a las organizaciones: es crítico contar con el talento necesario en las empresas y en el Territorio, por lo que resulta crucial no desaprovechar el que tenemos y atraer todo aquel que esté disponible.

Por esta razón el objetivo principal del proyecto es transformar las empresas del territorio impulsando la relación entre las personas desarrollando un nuevo paradigma que sirva de referencia a las empresas que quieran innovar socialmente, configurándose como más atractivas para las personas. Y ello por una estricta razón de competitividad.

Precisamente para lograr ese objetivo se articula el nuevo Proyecto. Se trata de conseguir un modelo de estructura empresarial cuyo perfil busca el talento a través de una mayor participación de los empleados en las empresas vizcaínas, dentro de una estrategia dirigida a hacer de Bizkaia un lugar atractivo para desarrollarse profesionalmente.

La iniciativa propone a las empresas del territorio unir tres términos: personas, transformación y competitividad.

El entorno actual es intrínsecamente cambiante: la incertidumbre ya no es una circunstancia sino lo que se respira diariamente en la empresa. Así, transformar el modelo empresarial actual requiere tener muy presente cuestiones tan diversas como la flexibilidad, las nuevas formas de trabajo, la mayor exigencia de movilidad geográfica, la necesidad de itinerarios formativos personalizados o los requerimientos de conciliación que la empresa debe facilitar.

Para afrontar esos retos es necesario que a los valores tradicionales de la empresa vasca (esfuerzo, trabajo, innovación, reinversión o ahorro) sumemos otros como la confianza, la participación, el compromiso, la transparencia, la colaboración, la visión compartida o la igualdad de genero (también en los puestos directivos de la empresa).

En opinión del Presidente de CEBEK, ese coctel de retos y valores convenientemente combinados va a dotar a la empresa vizcaína a una mayor competitividad.

Este proceso de transformación no nace ahora. En Bizkaia hay muchas empresas que llevan mucho tiempo adaptando sus estructuras, procedimientos y estilos de dirección bajo paradigmas en los que la participación, el compromiso y la implicación son principios básicos. Son empresas referentes de las que tenemos mucho que aprender. Pero sí es ahora cuando desde las organizaciones empresariales se ha querido impulsar el Proyecto que se presenta:  un momento de crecimiento y expansión, porque consideramos que es la mejor manera para afrontar el futuro que nos espera.

Fijadas las líneas básicas del proyecto, ya está en marcha el proceso de reflexión compartido por las organizaciones impulsoras para consensuar unas herramientas, unas dinámicas y una hoja de ruta que permitan cumplir el objetivo final, siempre sin perder de vista la necesaria adaptación a cada sector y respetando el ritmo que cada empresa quiera dar al proyecto.

Ascobi

 

Por su parte, el presidente de ASCOBI-BIEBA ,Alex Bidetxea  destacó la paradoja en la que se encuentra el sector de la construcción. Después de años muy comprometidos, precisamente cuando el sector se está revitalizando, falta ahora personal cualificado. Conscientes de que su futuro pasa por contar con las personas que necesitan, están tratando de resultar atractivas, fomentando la estabilidad de las plantillas y procurando su motivación.  

Pero la construcción tiene un carácter muy temporal y los ciclos de actividad son muy cortos, lo que dificulta la inversión y vinculación de las plantillas, y en definitiva la propia apuesta por ese nuevo modelo de relaciones más duradero, por lo que  hizo un llamamiento a las administraciones públicas, en cuanto principales clientes del sector, para mitigar el efecto cíclico.

Fvem

 

Jose Luis Lopez Gil, Presidente de la FVEM apostó firmemente por potenciar la competitividad de la empresa logrando mayores aportes de los empleados que la conforman. La innovación requiere un ecosistema de implicación que permita el desarrollo de la inteligencia colectiva. En consecuencia, necesitamos avanzar decidIdamente en la escucha activa, en facilitar la participación de las personas en las tomas de decisiones, en el aplanamiento de las estructuras y, en definitiva, en desarrollar el trabajo de manera más colaborativa.

Kimika

 

En su intervención, Angela Fernández, Presidenta de AVEQ-KIMIKA considera  que es imprescindible mirar hacia las personas, implicándoles en el proyecto empresarial, fomentando la cooperación y reconociendo y premiando sus aportaciones. Para ello, una pieza esencial es la prevención de riesgos laborales en la que es preciso maximizar todas las herramientas disponibles, procurando evitar no solo los accidentes sino también los meros incidentes.

Cecobi

 

Finalmente, Pedro Campo, Presidente de CECOBI, es consciente de que el sector del comercio es muy distinto a los demás, en el que destacan factores intrínsecos muy diferenciadores como el trato directo y personal con los clientes. Sin embargo, los principios y valores que sustentan el Proyecto presentado (confianza, participación, compromiso, transparencia, colaboración o visión compartida con la empresa) son igual y necesariamente aplicables con las adaptaciones correspondientes.