Arantxa Tapia, Consejera del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco

Arantxa Tapia, Consejera del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del  Gobierno Vasco:

Arantxa Tapia, Consejera del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco:

“El nuevo modelo de financiación responde sobre todo a las necesidades de las empresas en crecimiento y expansión”

Entrevistamos a la Consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, con el fin de repasar los nuevos instrumentos de financiación empresarial puestos en marcha por el Gobierno Vasco, y revisar la actual situación financiera y económica.


Todos los analistas coinciden en que el balance de las empresas vascas, en general, está saneado y que por eso mismo, resultan atractivas para los inversores: hay interés en invertir en Euskadi ¿Coincide con esa observación?

Por una parte, la crisis ha servido en general, para que la empresa vasca sea consciente de la importancia de disponer de un balance saneado. Además, es evidente que tanto las empresas vascas como Euskadi, en su conjunto, están suscitando interés por parte de inversores extranjeros. Ser atractivos y tener capacidad de generar inversión en nuestro entorno es bueno, siempre y cuando sirva para generar economía y empleo, y que esa riqueza impacte en Euskadi. En todo caso, también debemos estar alertas y hacer un seguimiento de las operaciones que se producen en este sentido y asegurar que el conocimiento y talento generado en nuestro ecosistema siga arraigado en Euskadi.

El gobierno vasco anunció en julio la creación de dos fondos para, precisamente, invertir en nuestro tejido productivo. ¿Cuál es su principal objetivo?

El nuevo modelo de financiación que presentamos responde precisamente a las necesidades de la realidad del tejido industrial a día de hoy, atendiendo a empresas en dificultades sí, pero sobre todo a las necesidades de empresas en crecimiento y expansión capaces de aportar riqueza, mejora competitiva y empleo en Euskadi.

Por una parte, hemos creado una nueva entidad de Capital Riesgo, que invertirá en grupos empresariales tractores, con necesidad de expansión y transformación mediante innovación e internacionalización. Se trata de un vehículo resultado de la colaboración público-privada, con amplia mayoría privada, y que contará con 125 millones de euros en 2018, y será ampliable hasta 250 millones.

Por otro lado, la Sociedad de Capital Desarrollo SOCADE se va a configurar como un instrumento público cuyo objetivo será participar con vocación de permanencia en grandes empresas, para influir en su desarrollo y favorecer su arraigo. El Gobierno ha comprometido una aportación de 100 millones de euros durante esta legislatura, en la que se incluye la primera operación realizada con este instrumento en diciembre del pasado año, con la compra del 1,24% de CAF, y estamos analizando la futura entrada en otras firmas que ya han mostrado interés.

¿Cuáles son sus características principales y a quiénes va dirigido? ¿Qué tipo de empresa puede interesarse por esos fondos?

En el primero de los casos, hablamos de una entidad de Capital Riesgo que estará también participada por entidades financieras privadas, con aportaciones entre 2 y 10 millones de euros, y las inversiones irán dirigidas a empresas con facturaciones de 50 a 250 millones y EBITDA de 10 millones o mayor, de manera que la inversión máxima será del 10% en un grupo, que podrá ser tanto en capital, como en deuda convertible o préstamos participativos.

En el caso de la herramienta de SOCADE, el Gobierno tiene interés en acompañar a través de la participación en capital en empresas locales que, en Euskadi, podemos considerarlas de dimensión relevante y capacidad tractora. Pueden ser incluso empresas cotizadas que aceptan la presencia del Gobierno a través de participaciones permanentes.

¿Cree que el hecho de que haya una supervisión pública de esos fondos de inversión le aporta a la empresa vasca una garantía añadida? ¿Por qué?

El valor del acompañamiento de la inversión pública en el capital está claro que lo tiene que medir la propia empresa. En todo caso, nos consta que existen firmas vascas, pendientes de penetrar en nuevos mercados y que se hallan a la espera de licitaciones públicas internacionales de gran volumen, a quienes nuestra presencia en su capital puede aportarles valor y confianza. No sé si llega a ser una garantía, pero transmite la imagen de una empresa que cuenta con el aval de su gobierno. A su vez, como administración pública conseguimos estar más cerca de las decisiones de la empresa, pudiendo entender mejor las razones que mueven esas decisiones.

En el caso de que se quede corto, ¿tienen previsto ampliar la aportación a ambos fondos?

En ningún caso se trata de cifras inamovibles, pero creemos que ambos instrumentos han nacido con importes relevantes y, por el momento, suficientes para dar respuesta a las necesidades actuales de la empresa vasca.

 

Seguramente sea muy pronto para hacer un primer balance, pero si cabe en términos generales, ¿diría usted que han percibido interés?

Sin ninguna duda. Durante la gestación de ambas herramientas se suscitó un interés que fluctuaba en función de las informaciones públicas que salían a los medios de comunicación. Ahora que las herramientas son realidad y que existe una información más detallada, lo que analizamos son ya casos reales y muy concretos. El interés de las empresas es más medido y barajamos media docena de operaciones similares a la realizada con CAF, utilizando ambos fondos.

Por cierto, ¿para cuándo tienen previsto anunciar un proyecto de inversión, más allá de la ya conocida de CAF?

Como le digo, estamos trabajando con algunas empresas, y yo confío en que antes de finalizar el primer semestre de 2019 podamos cerrar algunos nuevos acuerdos. Se trata de operaciones que requieren actuar con sensibilidad, dedicación y sobre todo, mucha discreción.

Otro fondo público anunciado en marzo, también suscitó interés. Nos referimos a la línea ‘Aurrera’, 5 millones de euros para financiar ‘startups’. ¿Qué condiciones debe cumplir la empresa que quiera acceder a ese fondo?

Hablamos de una línea de financiación que se formaliza por el IVF y cuenta con el aval de ELKARGI con préstamos a largo plazo a empresas de nueva creación, con una actividad emprendedora y capaz de generar al menos 3 empleos en 3 años. La idea es abrir una vía más para que las startups crezcan y se desarrollen. Necesitamos nuevas actividades y nuevos negocios.

Por último consejera, por lo que usted percibe y por el contacto tan estrecho que mantiene con la empresa vasca, ¿ve algún síntoma de desaceleración de la economía?

Euskadi está cumpliendo con el guión de lo que ya hemos venido anunciando y estamos viendo que, efectivamente, se está produciendo una suave desaceleración pero en unos márgenes de crecimiento en torno al 2,5%. Mantenemos un contacto directo con las asociaciones sectoriales, en este caso, de manera más estrecha con las de los sectores estratégicos para Euskadi, y aunque el tejido empresarial mira al exterior atento a las incertidumbres que suenan, lo cierto es que, a pesar de no haberse percibido una disminución en contratos y previsiones, sí se nos transmite cierta incertidumbre por posibles afecciones de la política internacional sobre nuestra actividad. En todo caso, no podemos relajarnos ni confiarnos y tratamos de ser realistas, previsores y reforzar todos los mecanismos que están a nuestro alcance para fortalecer la competitividad de la empresa vasca.

Arantxa Tapia, Consejera del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del  Gobierno Vasco:

Arantxa Tapia, Consejera del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco