Noticias financieras

El Gobierno Vasco fue en septiembre la cuarta Comunidad Autónoma, tras Galicia, Andalucía y Canarias, con el menor período de pago a sus proveedores, al pagar en dicho mes en 23,50 días, frente a los 39,47 días de retraso medio del conjunto de las CCAA, según el Mº de Hacienda.

Continúa descendiendo la morosidad de la banca, que se situó en octubre en el 6,08%, la tasa más baja desde enero de 2011, y 7,53 puntos inferior que la tasa de morosidad máxima alcanzada en diciembre de 2013. Los créditos dudosos en octubre sumaban un total de 73.870 millones de euros, según datos del Banco de España, la cifra más baja desde enero de 2009, e inferior en 123.407 millones al volumen máximo del crédito dudoso registrado en enero de 2014.

Según la Encuesta europea sobre Préstamos Bancarios (elaborada por el Banco de España), durante el tercer trimestre de 2018 las entidades financieras españolas relajaron ligeramente los criterios de aprobación de nuevos préstamos a empresas, y se suavizaron las condiciones aplicadas a estos créditos. Por su parte, la petición de fondos por parte de las empresas se redujo ligeramente. Para el cuarto trimestre de 2018, las entidades financieras esperaban un mantenimiento de los criterios de concesión de préstamos a empresas, así como un aumento de las peticiones de fondos de financiación por parte de las empresas.

Según el monitor Cepyme de morosidad empresarial en el segundo trimestre de 2018 el período medio de cobro de los acreedores se redujo en el Estado en 2,9 días respecto al trimestre anterior, quedando en 81,9 días. En Euskadi, el período medio de pago se redujo en 0,4 días, situándose en 81,7 días, 0,2 días menos que en el Estado, ocupando el puesto 10 entre las comunidades autónomas.

Según el VII Informe “La Financiación de la Pyme en España”, de Cesgar, el porcentaje de pymes con necesidades de financiación creció significativamente en el tercer trimestre de 2018 con respecto a seis meses antes, situándose en el 25,7%, 5 puntos más que medio año antes. La demanda de financiación para circulante sigue siendo la más común, pero sigue perdiendo peso respecto a semestres anteriores, mientras que ganan peso las demandas de financiación para invertir en edificios y terrenos y en innovación, así como en proyectos para crear una nueva empresa. En cambio, baja ligeramente la demanda para financiar inversiones en equipo productivo, y para financiar procesos de expansión en nuevos mercados. El porcentaje de pymes que no tiene obstáculos para financiarse sigue creciendo, siendo los principales obstáculos para la financiación de las pymes son el precio de la financiación y la no disposición de garantías.

Según un estudio del Banco de España, en los últimos años las empresas no financieras españolas está diversificando sus fuentes de financiación, reduciendo el peso de la financiación bancarias, por la emisión de valores (de renta fija o variable), tanto en mercados oficiales como en mercados alternativos, así como mediante la captación de recursos propios a través de entidades de capital riesgo. También se constata el desarrollo de plataformas de financiación participativa (crowdfunding), que si bien todavía manejan volúmenes muy reducidos, están desarrollándose rápidamente.

Elkargi y el Gobierno Vasco renuevan su convenio de colaboración para reducir el coste de financiación a largo plazo de las pymes, mediante la concesión de avales. Se prevé aprobar operaciones de financiación por valor de 150 millones de euros, con 850 empresas involucradas en estas operaciones.