Abril 2019

Lo más destacable

  • Apreciable caída en abril del número de empresas vascas inscritas en la Seguridad Social, al contabilizarse 211 menos que en marzo, sumando un total de 59.095 empresas, es el peor mes de abril desde 2012. Respecto a abril de 2018 hay 90 empresas más, un 0,2% más.
  • En comparación con abril de 2018, destaca el crecimiento del número de empresas en Construcción (+3,2%), frente a las ligeras caídas registradas en Servicios, del -0,1%, e Industria, del -0,2%.
  • Por Territorios Históricos, el número de empresas se redujo respecto a marzo en los tres territorios. Respecto a abril de 2018, crece el número de empresas en los tres territorios, con el mayor aumento porcentual en Araba (+0,4%), seguido de Bizkaia (+0,4%) y Gipuzkoa (+0,1%).
  • Comparando con el Estado, el crecimiento interanual del número de empresas en abril es menor en la CAPV (+0,2%), que en el Estado (+0,8%), si bien se reducen las distancias. Respecto al nivel pre-crisis, cae más el número de empresas en la CAPV (-8,4%), que en el Estado (-4,8%).
  • El número de autónomos subió en abril en 16 personas respecto a marzo, llegando a 172.001 autónomos, el peor dato en un mes de abril desde 2013. Respecto a abril de 2018 hay 378 autónomos menos (-0,2% menos).
  • Fuerte aumento en el primer trimestre del número de empresas vascas concursadas, que fue de 86, un 43,3% más que en el primer trimestre de 2018, lo que contrasta con las bajadas de 2018. Por sectores, caen las empresas concursadas en Construcción (-20%), y suben en Servicios (56,4%), e Industria (70%).
  • En resumen, abril ha sido un mal mes en cuanto al número de empresas, y también flojo en cuanto al número de autónomos. El ritmo de crecimiento interanual del número de empresas sigue siendo claramente inferior en la CAPV que en el Estado, aunque se acortan las distancias porque el año ha comenzado mejor en la CAPV que en el Estado. A su vez, el número de empresas concursadas comienza el año con un aumento apreciable, que se centra en las empresas industriales y de servicios.
  • En conclusión, seguimos con un ritmo de crecimiento del número de empresas cercano a cero, e incluso con ligeras caídas del número de autónomos, circunstancia que se prolonga en el tiempo. Para mejorar esta evolución descrita, es imprescindible cuidar y fomentar las vocaciones empresariales, así como apoyar la consolidación del tejido empresarial existente, configurando un entorno que favorezca al mismo tiempo tanto la actividad empresarial como el emprendimiento, lo que sin duda redundará en una mayor generación de riqueza y empleo en Euskadi.
Newsletter realizado en el marco del Convenio de colaboración suscrito con el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco