CabeceraEgunon

Domingo, 16 de Septiembre de 2018
Núm 257/2018
Año XXXI

¿Desaceleración? Leve, esperada y por causas externas (País)

Tras unos años en los que todos los indicadores económicos (PIB, mercado laboral, comercio...) se mostraban efervescentes, este verano han comenzado a aparecer datos menos brillantes. Las cifras de empleo de agosto fueron peor de lo esperado, las exportaciones pierden fuelle y el consumo se debilita. Los expertos no ven riesgos en esta ralentización, que, por otra parte, ya esperaban. Achacan la situación a tres factores: el fin de los vientos de cola, la estabilización de la actividad tras el rebote inicial posterior a la crisis y la inestabilidad internacional. Reconocen que, aunque la economía pierde algo de velocidad, sigue progresando a un ritmo sostenido. De hecho, mantiene el diferencial de crecimiento con los socios comunitarios.

Los avisos de moderación económica llegan en el peor momento para la recuperación (Correo, Diario Vasco)

El semáforo del crecimiento económico se ha puesto en ámbar en pleno verano. España ha tocado techo después de tres años consecutivos en los que la actividad del país mejoraba a un ritmo del 3%. Pero ya no consigue mantener ese ritmo. Ningún experto se atreve a pronunciar la palabra ‘crisis’, porque crecer al 2,7% –como el Gobierno prevé para este ejercicio– no es sinónimo de recesión. Pero igual que ocurrió hace ahora una década, expresiones como ‘desaceleración’, ‘moderación’, ‘freno’ o ‘al ralentí’ se cuelan entre las perspectivas de las principales casas de análisis. Las señales de que la economía calmará la efervescencia de consumo interno, exportaciones y creación de empleo en la que ha vivido desde 2015 son cada vez más certeras.

«Vamos a terminar con el déficit ya para cuando vengan tiempos de crisis» (Correo)

«No se sabe cuándo, pero llegará». Pedro Azpiazu, economista, es consciente de que cada día está más cerca otra crisis y quiere que el Gobierno esté preparado. Por eso, tal como anuncia en una entrevista, ha decidido hacer «una apuesta estratégica» y adelantar a este año «el objetivo de cerrar sin déficit» y «emitir menos deuda de la prevista». El consejero desprende preocupación por las dificultades del Gabinete de Urkullu para aprobar un Presupuesto que requiere el apoyo de al menos otro partido. Está convencido de que «ningún partido podrá encontrar una buena excusa para oponerse al Presupuesto»

«El Gobierno y el PNV nos califican de anomalía y están haciendo todo lo posible para neutralizarnos» (Diario Vasco)

El secretario general de ELA, Adolfo ‘Txiki’ Muñoz, afronta la recta final de su mandato –concluye en mayo del próximo año– con la misma beligerancia sindical que le ha caracterizado durante su singladura al frente de la central mayoritaria, a cuya dirección accedió en 2008. ‘Txiki’ Muñoz se muestra muy crítico con el Gobierno Vasco y con el PNV porque «nos han calificado de anomalía y están haciendo todo lo posible para neutralizarnos», remarca.

El cambio tecnológico aumentará la desigualdad salarial (Correo, Diario Vasco)

De un tiempo a esta parte se suceden los expertos que auguran que la revolución tecnológica se llevará por delante gran parte de los empleos actuales; algunos estudios hablan de que hasta el 47% de los trabajos está amenazado, aunque eso no significa que vayan a ser eliminados. Un informe de la OCDE matiza que se automatizará parte del trabajo y estima que los empleos que se pueden perder en España en los próximos quince o veinte años rondan entre el 13 y el 15%. Aún así serían cerca de tres millones de puestos de trabajo en los que los robots sustituirían a los humanos. Evidentemente, surgirán otras ocupaciones, nuevas tareas y más empleo porque la tecnología crea valor y origina demanda. Sin embargo, en este proceso «va a haber perdedores y muy probablemente va a aumentar la desigualdad y polarización salarial», señala el economista Manuel Hidalgo.

UGT denuncia que los trabajadores siguen pagando la crisis (Correo)

UGT denunció ayer, coincidiendo con el décimo aniversario de la caída de Lehman Brothers, que los trabajadores continúan pagando la crisis, en un contexto en el que la economía española se ha debilitado y está expuesta «con mayor facilidad» a los ciclos depresivos. «Llevamos cuatro años y medio de crecimiento, hemos recuperado los niveles de PIB y superado los beneficios empresariales de antes de 2007, pero la crisis sigue pasando factura a las familias», argumenta el sindicato.

Dónde es más fácil conseguir un contrato indefinido (El Mundo)

La última Encuesta de Población Activa (EPA) dejaba un buen sabor de boca con una creación récord de empleo. Tan sólo entre abril y junio se crearon 469.900 puestos de trabajo. Pero estos empleos no siempre son tan estables como a los trabajadores les gustaría. La tasa de temporalidad en España aún es muy elevada y roza el 27%. Ahora bien, aunque la estabilidad en el empleo es una de las asignaturas pendientes de nuestro mercado laboral, lo cierto es que hay regiones donde es más sencillo que te hagan un contrato indefinido que en otras. De hecho, de los 15 municipios con mayor tasa de contratos fijos, 13 son madrileños y dos catalanes.

«Es posible que para cuando el sector del diésel se adapte, llegue tarde» (Diario Vasco)

Tal es su convicción que el discurso parece dirigido a atizar al oyente. A decirle que se deje de incredulidades y cambie el chip. Que ya empieza a ser tarde. Hugo Morán  alerta del «relativismo climático» y apela a la «complicidad social» para luchar contra el fenómeno del calentamiento del planeta. El secretario de Estado de Medio Ambiente ha transmitido esa urgencia esta semana en el curso de verano ‘Gipuzkoa ante el desafío climático’, organizado por el departamento de Medio Ambiente de la Diputación. Lo puede decir más alto pero... «Quien no tenga capacidad de adaptación, perderá», zanja.

«Es fundamental que se apoye a la Facultad de Medicina y Enfermería para que sus instalaciones sean acordes al siglo XXI» (Deia, Noticias de Gipuzkoa)

La rectora de la UPV/EHU, Nekane Balluerka, encara con mucha energía un curso crucial en el que el Gobierno vasco aprobará el Plan Universitario con la financiación para los próximos cuatro años y se sabrá si habrá fondos para la nueva Facultad de Medicina y Enfermería en Basurto.

"Hacen falta alicientes para crear grupos empresariales más grandes"

Entrevista en el Grupo Noticias con Alberto López de BIñaspre, CEO de Lantek: "La empresa vasca de Software va a terminar el año creciendo más del 10% tras generar más de 30 nuevos empleos"

Estos vascos también pagan las pensiones (Correo)

Los inmigrantes son el mejor indicador económico: llegan cuando el ciclo es positivo y el mercado demanda mano de obra. «Si las cosas van bien, las clases medias les contratan para cuidar de sus mayores y las labores domésticas, y otro tanto ocurre con la hostelería, el comercio...». Gorka Moreno dirige el Observatorio vasco de la Inmigración, Ikuspegi, y su diagnóstico es de una claridad meridiana. «Si no llegamos a tener inmigración en los últimos años, la población vasca hubiera caído por debajo de los niveles de hace veinte años», dice en consonancia con la consejera Beatriz Artolazabal cuando habla de la «necesidad» que Euskadi tiene de esos 10.000 inmigrantes que arriban al año. Su llegada, coinciden todos los indicadores, redunda en una mejora de la economía.

El eterno retorno de la crisis argentina (País)

Argentina es siempre Argentina a los ojos ajenos. Moderna, seductora y avanzada en los tiempos de bonanza; mentirosa, oscura, contradictoria y un mal ejemplo para el mundo cuando se hunde en el descrédito de una recesión económica. Hoy está en crisis, otra vez. Su futuro depende de un rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI), el segundo desde junio. ¿Qué ha pasado con Argentina? ¿Y con Mauricio Macri, aplaudido por el mundo hace menos de tres años?. Hoy, la tormenta ha estallado y el Gobierno de Macri necesita un bote salvavidas. Ha decidido apostar por soluciones ortodoxas, mientras promete que el futuro será mejor que el presente.

¿Gastamos mucho en educación? ¿Gastamos bien? (Por Ignacio Marco-Gardoqui) (Correo, Diario Vasco)

«Seguro que se ha fijado en que la inmensa mayoría del debate sobre el gasto social, –sobre cualquier apartado del gasto social–, se desarrolla siempre alrededor de la ‘cantidad’ de dinero empleado en solventar una necesidad y casi nunca se centra en la ‘calidad’ del resultado obtenido con el dinero empleado. Si atendemos a los políticos podríamos decir que solo les interesa disponer de grandes partidas presupuestarias para gastar y las pocas veces que se ven obligados a debatir sobre qué se ha hecho con ese dinero, lo hacen a disgusto, demonizan cualquier análisis coste/beneficio y utilizan las comparaciones solo cuando les benefician».