CabeceraEgunon

Domingo, 30 de Diciembre de 2018
Núm 361/2018
Año XXXI

El País Vasco encara una fase de crecimiento más sosegado (Correo, Diario Vasco)

Euskadi encara 2019 como el que será su sexto año de crecimiento consecutivo, aunque eso sí, más sosegado. Una fase que ya ha comenzado en este 2018 a punto de finalizar y en el que el PIB vasco avanzará en el entorno de un 2,8%, una cifra más moderada que las de los tres años precedentes (3,3% en 2015; 2,9% en 2016; y 3% en 2017). Para el ejercicio que comienza pasado mañana, las estimaciones de crecimiento realizadas por Gobierno vasco, la patronal Confebask, entidades financieras y otros organismos e instituciones económicas oscilan entre la más prudente del 2,3% prevista por el Ejecutivo autonómico, hasta las más optimistas de un 2,7% emitidas por el servicio de estudios del BBVA (aunque esta data del pasado agosto) y el de las antiguas cajas de ahorros, Funcas. Entre medias, se sitúan el 2,4% de Laboral Kutxa; el 2,5% de Confebask; el 2,5%2,6% de la Cámara de Comercio de Bilbao; y el 2,6% del Centro de Predicción Económica de España (Ceprede).

El mundo crece más despacio (País)

Al echar un rápido vistazo a los títulos de los informes especiales que bancos de inversión, gestoras de fondos y brókers han elaborado para explicar cómo creen que será 2019 desde el punto de vista económico, se percibe que serán 12 meses más complejos que los 12 meses que estamos a punto de dejar atrás. Hay quien tira de refranes para encabezar los documentos: «No es la caída lo que te mata. Es el aterrizaj»”; algunos recurren a títulos de canciones («Riders on the storm», jinetes en la tormenta); mientras que otros van directamente al grano: «Se avecinan turbulencias». Y es que hay un consenso bastante generalizado sobre que 2019 será otro año de crecimiento mundial, aunque a una velocidad inferior a la de los últimos ejercicios.

España se contagia del frenazo mundial (Correo)

Los crecimientos superiores al 3% quedaron atrás. Las previsiones más positivas –las del Gobierno– sitúan el avance del PIB español para el próximo año en el 2,3%, aunque otras, como las de la OCDE o el Banco de España, las rebajan una décima, hasta el 2,2%. Pero aún así será el país que más crezca de la zona euro, algo muy meritorio puesto que la situación exterior no es muy favorable: las negociaciones del ‘Brexit’, la debilidad del bloque europeo, el proteccionismo de Donald Trump, las tensiones comerciales con China, etc. A nivel nacional, las incertidumbres se centran en la improbable aprobación de los Presupuestos, el posible recrudecimiento del conflicto en Cataluña, la carga de la deuda pública, la dificultad para trabajar con el déficit actual, la problemática sostenibilidad del sistema de pensiones o incluso la subida de tipos de interés por el endurecimiento de la política del Banco Central Europeo (BCE) a partir de la segunda mitad del año.

Y los pensionistas ganaron la batalla (País)

Cuando arrancó el 2018, las prestaciones solo subían el 0,25%, España crecía al 3% y el BCE alimentaba los mercados con compras masivas de bonos. 12 meses después, todo ha cambiado. . El proteccionismo, el Brexit, la incertidumbre sobre Italia o las turbulencias en los mercados... Todo ha hecho que la economía empiece a crecer a ritmos más moderados. En ese contexto, España ha aguantado sorprendentemente. Aunque ya por debajo del 3% registrado en años precedentes, avanza a tasas del 2,5%, en parte a costa del ahorro y el crédito al consumo. Sin embargo, ahí continúa la elevada deuda pública y externa, que apenas se corrige. Y la ralentización exterior ha comenzado a notarse.

«Si el Gobierno no empieza a resolver, habrá movilizaciones» (El Mundo)

Este 2018 ha sido un año de bastante conflictividad a nivel laboral, con muchas huelgas y paros, aunque esta recta final «se ha abierto un periodo de expectativas que de momento se han concretado poco». Los sindicatos creen que enero es «el mes en el que el Gobierno tiene que empezar a resolver algunas de sus propuestas, porque si no iremos a un proceso de movilizaciones», señala el secretario general de UGT, Pepe Álvarez.  «Es absolutamente imprescindible que se produzcan ya estos cambios. Hay que pasar de la música a la letra y eso es lo que vamos a exigir en el comienzo de 2019», advierte Pepe Álvarez. Coincide en el diagnóstico el secretario general de CCOO, Unai Sordo, quien ya advirtió esta semana al Gobierno de Pedro Sánchez que si no cambia la reforma laboral que aprobó en su día el Gobierno de Mariano Rajoy, a lo largo de este año 2019 aumentará la conflictividad laboral.

La presión sindical pone fin a 10 años de austeridad (El Mundo)

En el último mes, más que en los últimos ocho años. Funcionarios y trabajadores de empresas públicas han recogido en los últimos días del año el fruto de varios meses de movilizaciones y protestas en la forma de nuevos convenios colectivos que recogen ya en 2018 o desde enero de 2019 subidas salariales, rejuvenecimiento de plantillas y conversión de empleos temporales en fijos, entre otras medidas. Al comienzo de un intenso año electoral, el Gobierno reconoce así sobre la nómina de 2,5 millones de funcionarios y alrededor de 110.000 trabajadores de empresas públicas «el esfuerzo para sacar a este país de la crisis». En un año en el que el mayor paro laboral fue el del pasado mes de marzo por los derechos de la mujer, los sindicatos no han dejado escapar la ocasión. Una vuelta de tuerca a la conflictividad ha obtenido del Gobierno el fin de años de austeridad y congelación salarial en el sector público.

Trump acerca la posibilidad de un acuerdo comercial con China (Correo)

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró ayer que ha habido «un gran progreso» en las negociaciones para un posible acuerdo comercial entre su país y China, tras una «larga y muy buena conversación» mantenida con su homólogo del gigante asiático, Xi Jinping. «Acabo de tener una larga y buena conversación telefónica con el presidente Xi de China. El acuerdo avanza muy bien. Si lo conseguimos, será integral, cubrirá todos los ámbitos, áreas y puntos de disputa. ¡Se está logrando un gran avance!», afirmó Trump a través de su cuenta personal en Twitter.

«La transición energética no es un capricho, requiere un pacto de Estado» (Diario Vasco)

Emiliano López Atxurra preside desde junio de 2015 Petronor, una de las refinerías más competitivas de Europa y a la que su matriz, Repsol, ha elegido para –aprovechando la potencia tecnológica e innovadora de Euskadi– ser punta de lanza de sus planes para la descarbonización en el negocio de la movilidad. El directivo repasa la actualidad del sector y los anuncios contra los carburantes fósiles del Gobierno central, y advierte que la clave de bóveda del futuro pasa por la descarbonización.

Comentarios irreverentes (Por Ignacio Marco-Gardoqui) (Correo, Diario Vasco)

«[…]Sánchez se mira y se ve tan alto que casi ni se distingue a sí mismo. Si repasamos su labor en materia económica no es para tanto y si aplicamos el juicio a su labor política lo es aún menos.[…] En materia económica ha adoptado varias medidas ‘bienquedistas’ que ya veremos adónde nos conducen. Es muy cierto que la importante subida acordada en el salario mínimo mejorará la situación de quien lo perciba y animará a la demanda, pero sólo si no afecta al volumen de empleo. Ahí está la cuestión. Se ha dicho que si un empresario no es capaz de pagar 1.000 euros al mes a un empleado es mejor que no monte el negocio. Suena contundente. Pero, ¿y si no lo monta qué pasa? ¿será mejor la situación del parado?»