Pedro Martínez de Alegría, Director Gerente de Luzaro

Pedro Martínez de Alegría, Director Gerente de Luzaro

Pedro Martínez de Alegría, Director Gerente de Luzaro

"Los socios de Luzaro apuestan por su crecimiento, y por mantener las señas de identidad de estos 25 años de actividad"

La sociedad de préstamos participativos Luzaro, ha cumplido recientemente sus primeros 25 años. Entrevistamos a su Director Gerente, Pedro Martínez de Alegría, con el que repasamos la evolución de Luzaro durante su primer cuarto de siglo de vida y los retos a los que se enfrenta, así como la situación de la financiación empresarial en la actualidad.


LUZARO cumple 25 años. ¿Qué es LUZARO y cuál es su misión?

El objeto fundacional de LUZARO es contribuir al  fortalecimiento de la estructura financiera de las pequeñas y medianas empresas y, especialmente de sus capitales permanentes, mediante préstamos participativos junto con otros préstamos, orientados a la consolidación financiera y al desarrollo de procesos de innovación, crecimiento e internacionalización.

¿Hay antecedentes o iniciativas similares de esta  iniciativa público-privada en otras comunidades autónomas o países de nuestro entorno?

En el año 1992, el Gobierno Vasco, tomando como referencia las Sociedades de Créditos Participativos de Alemania (MBG), impulsó su constitución junto con las entidades financieras regionales de la comunidad autónoma (Cajas de Ahorros Vascas -hoy Kutxabank- Laboral Kutxa, Banco Guipuzcoano- hoy Banco Sabadell- y posteriormente se sumó Bankoa).

Ciertamente podemos calificar a LUZARO como una iniciativa singular y única en el Estado, no habiéndose replicado- aunque se intentó desde los poderes públicos- en otras comunidades del estado español.

No debemos olvidar  que en la reflexión previa  a su puesta en marcha tuvo especial protagonismo los análisis compartidos con Elkargi SGR y  los representantes del empresariado vasco. Así, la colaboración pública-privada durante los 25 años ha sido su motor, pero va más allá de la contribución de capital, o la aportación de  gestión y garantías de los riesgos de los socios financieros, sino que se apoya igualmente en la visión compartida de dotar de instrumentos financieros a las pymes vascas que coadyuven a su competitividad.

¿Por qué tiene sentido la existencia de LUZARO 25 años después? ¿Qué aporta a las empresas vascas?

El contexto actual de bajos tipos de interés y alta liquidez, facilita el acceso al crédito de las pymes a través de la Banca comercial, pero LUZARO es una entidad singular, que acompaña a las pymes con instrumentos muy especializados, como son los préstamos a largo plazo participativos por tanto subordinados y con un tipo de interés, variable según resultados, bajo en relación al riesgo asumido por la entidad.

Su actividad está claramente alineada con las empresas, bien impulsando la inversión para que ganen cotas de competitividad o bien consolidando la financiación de proyectos que fortalezcan la viabilidad de las empresas receptoras.

 

Durante estos años ¿a cuántas empresas ha ayudado y por cuánto dinero?

A lo largo de su trayectoria, LUZARO ha respondido a las necesidades de las empresas bien de forma pro-cíclica o bien de forma anti-cíclica, financiando la inversión y la consolidación. En un cuarto de siglo ha jugado un papel muy activo y positivo en la financiación del tejido empresarial vasco, apoyando a 1.700 pymes vascas con 680 Millones de euros y traccionando una inversión productiva de 2.000 millones de euros.

Cuando nació hace 25 años, una de las principales debilidades que detectaron entonces era la escasez de fondos propios que con frecuencia frenaba proyectos de desarrollo bien planteados. ¿Hoy sigue ocurriendo lo mismo?

Efectivamente hace 25 años las empresas mostraban, con mayor intensidad, una debilidad cual es la insuficiencia de recursos propios para acometer proyectos empresariales sostenibles, pero hoy sigue existiendo, en muchos casos, la necesidad de estructurar una financiación a largo plazo adecuada a las nuevas necesidades y proyectos que emergen en las pymes vascas.

Por ejemplo, en la coyuntura actual se está identificando la necesidad de apoyar a las empresas vascas en su tránsito a la transformación digital para convertirse en industrias inteligentes y conectadas, o la de aumentar su dimensión en aras a ganar competitividad en la economía global. Por ello, desde LUZARO hemos lanzado recientemente una línea de financiación a tipo fijo para financiar proyectos 4.0, además de mantener los tradicionales productos de inversión con amplios plazos de amortización de hasta 10 años.

¿Coincide usted en que uno de los principales problemas de las empresas vascas - también cuando hablamos de financiación - es su escaso tamaño? ¿Se financian más fácilmente las grandes empresas que las Pymes?

Es cierto que las empresas de mayor dimensión tienen más capacidades y acceso a la financiación. La dimensión está estrechamente ligada a la estructura óptima para desarrollar un negocio y en el siglo XXI las empresas, aunque sean locales, son globales por la alta interconectividad de la economía mundial, circunstancia que obliga a las empresas a su adaptación constante y por ende a la búsqueda de esa dimensión que permita su sostenibilidad.

En general las pymes vascas para hacer frente a la competencia mundial deben ganar dimensión. Observo que esa preocupación está presente en las empresas vascas por el crecimiento de operaciones corporativas y de agrupación de empresas. Desde LUZARO somos conscientes de esa necesidad y por ello apoyamos con financiación especial operaciones de crecimiento y newco.

Recepción del Lehendakari Iñigo Urkullu a Luzaro

Recepción del Lehendakari Iñigo Urkullu, y de los consejeros de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, y de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, a la Comisión Ejecutiva de Luzaro con motivo del 25 aniversario de la fundación de esta entidad. (Foto Irekia)

 

¿Diría usted que, en general, la financiación ha dejado de ser el principal problema de las Pymes vascas o, por el contrario, siguen teniendo dificultades para obtener créditos?

El entorno monetario actual ha mejorado las condiciones de acceso a la financiación para todos los agentes y muy particularmente para las empresas vascas. Hoy en términos generales los proyectos empresariales viables obtienen buenos tipos y plazos razonables, facilitando el apalancamiento financiero y una asignación óptima de los recursos financieros de las empresas.

¿Cómo ve el futuro de la financiación empresarial? ¿Es necesario un mayor desarrollo de otras fuentes de financiación no tradicional? ¿Qué recorrido tiene la financiación no bancaria para financiar la actividad empresarial?

La financiación bancaria sigue ocupando una posición central y mayoritaria para las empresas vascas si bien la alta liquidez del sistema y las nuevas tecnologías han favorecido la eclosión de instrumentos y fondos de riesgo para participar en el capital, además de las finanzas “tecnológicas” con plataformas de crowdlending.

Estas últimas, están teniendo unos crecimientos anuales muy notables, pero todavía limitado para desplazar la tradicional financiación bancaria.